Información IRIDIA

Nuestro modelo

Formación

CURSOS FORMACIÓN

Noticias/Novedades

LIBROS RECOMENDADOS
CONGRESOS
Después del diagnostico
 Si has recibido un diagnóstico que confirma alguna alteración en el desarrollo de tu hijo o hija, es recomendable llevar a cabo estas cinco  acciones que te proponemos:

1. Busca apoyo profesional especializado. A continuación te presentamos qué le puedes pedir a un profesional que vaya a trabajar con tu hijo o hija:
  • Que te ayude a crear un equipo en el que todos juguéis un papel relevante: profesionales, familia y amigos.
  • Que evalúe las necesidades de tu hijo o hija y del resto de la familia, conociendo sus puntos fuertes y débiles así como lo que vosotros consideráis prioritario. Esto es el primer paso para empezar a trabajar.
  • Que te entregue un plan de trabajo por escrito con los objetivos y las estrategias a llevar a cabo.
  • Que exista comunicación fluida, a través de un cuaderno y/o reuniones periódicas.
  • Que te deje entrar en las sesiones para ver cómo trabaja y poder aprender las estrategias que son útiles con tu hijo o hija.
  • Que te asesore sobre las decisiones que debes tomar en cualquier ámbito: salud, educación, ocio, etc..
  • Que sea flexible y se adapte a las necesidades de tu hijo o hija, preferiblemente realizando la intervención en los contextos naturales (casa, colegio…)
  • Que ofrezca formación a la familia para saber cómo actuar y cómo aprovechar las rutinas de la vida diaria.
  • Que te informe sobre las novedades que puedan existir en intervención o en otros servicios.
De cara a poder evaluar los diferentes tratamientos que existen en la actualidad, puedes consultar la Guia de Buena Práctica en el Tratamiento de los T.E.A. creado por el Grupo de Estudio de los Trastornos del Espectro de Autismo (GETEA) del Instituto de Salud Carlos II. (ver en Revista de Neurología)

2. Busca una Escuela Infantil o colegio para tu hijo. Si ya está escolarizado, puedes pedir apoyos para que tenga más posibilidades de aprender.
Desde el Equipo Iridia apostamos por la inclusión. Esto implica tener unos apoyos adecuados para que el niño pueda compartir los mismos entornos y actividades que los demás niños de su edad.
Los Equipos de Atención Temprana suelen ser los que se encargan de valorar las necesidades educativas y ofrecer los recursos que existen.
También puedes acudir a una Asociación de personas con TEA para que te asesoren desde allí sobre las distintas opciones que hay en tu comunidad.

3. Intenta conocer a otras familias en la misma situación. En las Asociaciones suelen ofrecer Escuela de Familias o Programas de Apoyo para poder compartir experiencias, preocupaciones, recursos y/o recibir formación. Es importante aprender estrategias y tener recursos para poder ayudar a tu hijo o hija.

4.
Date tiempo para asimilar el diagnóstico. A continuación te presentamos algunas ideas que le han servido a otras familias:
  • Acabáis de comenzar una carrera de fondo. Es mejor avanzar despacio, pero seguro, antes que intentar ir rápido, ya que te puedes agotar demasiado pronto.
  • Pide ayuda, no intentes acaparar y resolver todo por ti mismo.
  • Habla con tu pareja, con la familia o los amigos.
  • No olvides que te debes cuidar a ti y a tu pareja.
  • Elige bien lo que vas a leer. Hay algunos documentos o libros que te pueden ayudar a entender mejor lo que le pasa a tu hijo o hija, pero otros te pueden confundir.
5. Comprende a tu hijo/a y aprende a aprovechar las situaciones cotidianas para potenciar su desarrollo. Te recomendamos los siguientes recursos.
  • Manolson, A (2004). Hablando nos entendemos los dos: una guía para padres sobre cómo ayudar a sus hijos a comunicarse. Hanen Center. Distribuido por Entha Ediciones.
  • Sussman, F (1999). More than words. Hanen Center. Distribuido por Entha Ediciones.
  • Szatmari, P. (2006). Una mente diferente. Comprender a los niños con autismo y síndrome de Asperger. Paidós.
  • www.asociacionalanda.org. Página de referencia en el ámbito del apoyo a familias y de la intervención. Podrás encontrar información útil y muy práctica. Cuenta con muchos materiales y herramientas que te ayudarán a relacionarte mejor con tu hijo.